Biografía

(Idioma original del texto: Español)

Semblanza Biográfica de Víctor Sánchez

vs_photo_Mirador

Principio de los 60s

Víctor Sánchez nace en la ciudad de México a principio de la década de los 60’s. A los cinco años descubre su pasión por la lectura y por el conocimiento de todo lo que atañe al ser humano. Es por ello que desde su más temprana adolescencia se familiariza con filósofos, novelistas, poetas y pensadores libertarios.

1972

A los once años abandona la religión católica por motivos de orden intelectual y moral. A los doce escribe un primer libro titulado “tractact del perfecto ateo” que jamás fue publicado, y en el que ya expresa su desconfianza por las grandes religiones, misma que le caracterizaría a lo largo de toda su vida.

En la secundaria y la preparatoria es un estudiante rebelde que falta constantemente a clases para dedicarse al estudio autodidacta por medio de los libros, la música, el cine y las conversaciones con personas de conocimiento. Es por ello que cuando –años después- se plantea el objetivo de ingresar a la Escuela Nacional de Antropología e Historia de la Ciudad de México, presenta –y aprueba- los exámenes completos de secundaria y preparatoria en el sistema abierto.

1976

A los quince años de edad se inscribe en un curso de “control mental” del método Silva Mind Control en el Instituto de Dinámica Mental ubicado en el barrio de Coyoacán, al sur de la Ciudad de México. En pocos meses se convierte en asistente del instructor y a los diez y siete años está impartiendo sus primeros cursos que son una mezcla de control mental, filosofía, actividades de campamento y desarrollo personal, diseñados por él mismo.

Así nacen sus primeros talleres llamados “Reencuentro con la mente y espíritu humanos”, los cuales se nutrieron de su amor por los libros, la naturaleza y su interés por el efecto de las imágenes mentales en el comportamiento de los seres humanos. Comenzaron como actividades que promovía entre sus amigos y cualquiera que tuviera interés en escuchar lo que él tenía para compartir. No se imaginaba entonces, que aquello que organizaba sólo para poder vivirlo él mismo, se convertiría en su tarea de toda la vida.

Es también en esta época que empieza a visitar comunidades indígenas en las que descubre otras maneras de ser y estar en la mundo, que para él revelan aspectos desconocidos, pero necesarios para el desarrollo pleno del potencial humano.

También pertenece a este periodo, su primer contacto con los libros de Carlos Castaneda, escritor sudamericano de best sellers mundiales, quien como personaje de sus libros aparece como un antropólogo principiante que termina convertido en aprendiz de brujo. Estos libros despertaron su interés por abordar el tema del conocimiento indígena que sería tan importante a lo largo de toda su vida. Sin embargo, al mismo tiempo que –como tantos lectores de Castaneda alrededor del mundo- se sintió fascinado sus libros, desde el principio se percató de la inutilidad de limitarse a especular y discutir interminablemente sobre las ideas que contenían. En lugar de eso prefirió experimentar por sí mismo sus posibilidades prácticas. En esta labor, que Víctor Sánchez llamaba “el estudio vivencial de la obra de Carlos Castaneda” le resultaron de mucha ayuda las experiencias de primera mano vividas en comunidades indígenas de México. Estas experiencias le permitieron aplicar muchos de los principios que había conocido a través de las prácticas y costumbres de dichas comunidades, en el desarrollo de prácticas inspiradas en los libros de Castaneda, las cuales se convirtieron con el paso del tiempo en libros y talleres.

Es interesante que desde esa etapa temprana, y aún en el punto más alto de su admiración por los libros de Castaneda, nunca los considerara un dogma en el que había que creer, sino un conjunto de propuestas inspiradoras que invitaban a una práctica posible. Es por ello que lejos de aceptar de un modo acrítico todo lo que en esos libros se decía, él experimentaba y se quedaba solo con aquello que resultaba útil y aplicable.

Así por ejemplo, el tema del uso de las drogas psicoactivas como el peyote o los hongos alucinógenos –tan popular entre muchos lectores de Castaneda- le pareció poco atractivo y potencialmente riesgoso, mientras que conceptos como la recapitulación, borrar la historia personal, la relación con la naturaleza o el manejo deliberado de la atención –entre muchos otros- captaron su interés y los siguió desarrollando a lo largo de toda su vida.

1982

Después de sus primeras experiencias en comunidades indígenas, y tras un profundo debate interno entre su interés por la psicología y la antropología, decide estudiar Antropología Social porque piensa que esta carrera le ofrecerá una perspectiva trans-cultural, que acaso le permita una visión más amplia de lo que es el ser humano. Al mismo tiempo que ingresa a la Escuela Nacional de Antropología en la Ciudad de México, continua estudiando todo lo que puede sobre psicología de manera autodidacta.

Por tres años estudia antropología académica y aunque el “la investigación de campo” comenzaba oficialmente hasta el cuarto año de la carrera, por decisión propia desde el primer semestre ingresa a los talleres de prácticas de campo con el Antropólogo Elio Masferrer Kan, lo que lo lleva a acudir regularmente a comunidades indígenas como un investigador principiante. A pesar de su condición de novato en la investigación antropológica, en realidad se sentía bastante cómodo en ese mundo indígena inmerso en la naturaleza, probablemente porque ya ese momento, contaba ya con años previos de experiencia en ese tipo de lugares.

Esta es una época sumamente activa, ya que al mismo tiempo que estudia en la escuela de antropología, psicología por su propia cuenta y hace investigaciones de campo en comunidades indígenas; organiza y dirige sus propios talleres de desarrollo personal.

En la medida que su trabajo empieza a ser conocido, empieza a experimentar un conflicto entre el tiempo que le requiere la antropología académica y su necesidad de dedicarse de tiempo completo a su propia investigación que transcurría en dos terrenos complementarios: las comunidades indígenas por una parte y por la otra, los talleres y grupos de crecimiento personal en los que ponía en práctica todo aquello que iba descubriendo.

Durante sus años en la escuela de antropología mantiene un promedio de diez en casi todas sus materias, pero conforme sus compromisos con los grupos, su necesidad de comenzar a escribir sus propios libros y los constantes viajes al campo le requieren más y más tiempo, debe tomar la decisión entre seguir en el mundo académico o dedicarse de lleno a trabajar de manera independiente por el desarrollo del ser humano. Es en este punto que decide abandonar la academia y lanzarse al mar impredecible de la investigación independiente.

Es interesante considerar que esta decisión que aparentemente se tomó por limitaciones de tiempo, escondía en realidad un conflicto más profundo: era el conflicto entre su pasión por el estudio y la investigación y la decepción que le provocaba la antropología oficial en la cual los investigadores académicos, a pesar de pasar mucho tiempo en las comunidades indígenas, no llegaban a transformar su alma y fracasaban en la tarea de construir un puente entre el alma indígena y el alma de los no-indígenas.

Víctor Sánchez se decepcionó de la antropología oficial al descubrir que los llamados “científicos sociales” mayoritariamente buscaban simplemente conseguirse puestos menores en el gobierno para ganarse la vida y -si alguna vez publicaban algo- sus libros se dirigían solo a otros académicos como ellos y rara vez aportaban algo que llegara y le sirviera al público en general.

Esto lo llevó a proponer la necesidad de una “Anti-antropología” que pusiera de cabeza a la antropología tradicional, invirtiendo el paradigma tradicional del antropólogo que se ve a si mismo, como “aquel que sabe” y desde su “saber” interpreta a los otros para, en lugar de eso, se reconozca como “aquel que no sabe” pero que quiere saber y esta que está dispuesto a ser transformado como consecuencia de su encuentro verdadero con los otros”.

En esta perspectiva, los libros de Castaneda presentaban –con todo y su alto contenido de creación literaria- al personaje del antropólogo principiante que termina “devorado” (metafóricamente) por su objeto de estudio (el brujo indígena). Paradójicamente, estas historias -probablemente inventadas en su mayoría- le ofrecían al mundo por primera vez, el arquetipo del anti-antropólogo en el que Víctor Sánchez habría de convertirse en la vida real. Por ello, a pesar de las controversias que surgieron después, los libros de Castaneda fueron para él una importante fuente de inspiración.

En el ámbito de sus talleres de crecimiento personal, 1982 marcó el inicio de una nueva época en la que nace “La Otra Brujería” que es el nombre genérico que escoge darle a aquellos talleres que tienen contenidos relacionados al conocimiento indígena, los temas “castanedianos” y el chamanismo en general. El nombre intentaba comunicar la idea de que más allá de las ideas generalizadas y superficiales acerca de la brujería, existe en las comunidades indígenas en general y en de su cultura chamánica y espiritual en particular, un conocimiento distinto y necesario acerca del ser humano y sus posibilidades poco exploradas. Esa “otra brujería” contenía una psicología y una filosofía indígena con aplicaciones prácticas que hacen falta en el mundo occidental para el desarrollo integral del ser humano.

El nombre de La Otra Brujería, se mantuvo durante 1985 y 1986, pero después de considerar que el término era un tanto oscuro, y por ello atraía en una medida importante a un público aficionado al esoterismo fantasioso, decide cambiarlo por el de “El Arte de Vivir a Propósito”, el cual expresaba un sentido más amplio, fresco y luminoso de lo que entonces llamaba “el arte de reinventarse a sí mismo”.

En esta época nacen talleres como “El Camino del Guerrero” “El Salto al Otro Yo” “Barriendo la Isla del Tonal” y “El Entierro del Guerrero” (que después cambió su nombre a “El Abrazo de la Tierra”).

También dirige algunos talleres de acceso restringido en los que los participantes trabajan de forma continua, semana a semana, por todo un año o más, incluyendo campamentos de fin de semana, y talleres intensivos de 7 a 15 días. Al final de ese periodo los grupos eran cerrados para que “aplicaran lo aprendido en su vida diaria” y “para no crear dependencia”.

1985

Continúa una época intensa de talleres en la Ciudad de México y en distintos puntos de la república mexicana. Nacen los talleres “Seminario Intensivo de Recapitulación” “El Poder de la Selva” en la selva chiapaneca, “El Espíritu de la Tierra” en la zona de bosques y géiseres del Estado de Michoacán y “El Poder del Mar” en las costas de Oaxaca. 1990

Se publica “Las Enseñanzas de Don Carlos”, libro clásico de Víctor Sánchez sobre las aplicaciones prácticas de las propuestas de Castaneda, de acuerdo a un diseño propio derivado de la lectura, estudio y aplicación de las ideas contenidas los libros del famoso autor. Este libro se convertiría en un clásico mundial para los interesados en el tema y se ha traducido a más de veinte idiomas. Para muchos de los lectores de Castaneda, este libro representó una visión más asequible y aterrizada, que les acercaba a muchos de los temas que en las obras del famoso Don Carlos eran demasiado fantásticas o estrambóticas para tener una aplicación práctica en la vida de todos los días.

1992-2000

A raíz de la publicación de su primer libro en Europa, comienza una intensa época de viajes para dar conferencias, impartir seminarios y dirigir talleres en muchas ciudades de Europa, Norteamérica y América Latina.

En Europa imparte talleres y dicta seminarios en países como España, Francia, Alemania, Italia, Inglaterra, País de Gales, Rusia, Polonia, Grecia y Dinamarca, además de las Islas Canarias en la costa de África, entre otros.

En Norteamérica imparte talleres y conferencias en muchas ciudades de Canadá, Los Estados Unidos y México.

En América Latina dirige talleres y dicta conferencias en diversas ciudades de Venezuela, Colombia, Argentina, Chile, Costa Rica, Guatemala y Honduras.

Nacen los talleres “La Luz de la Oscuridad”, programa clásico en que los participantes pasan varios días con los ojos vendados realizando toda clase de actividades. La finalidad es entrar en estados de realidad no-ordinaria en los que se revela la visión interna conocida precisamente como la luz de la oscuridad. Durante todos estos años, El Salto al Otro Yo continúa siendo el taller clásico que abre la puerta a todos los demás.

Los talleres del AVP (El Arte de Vivir a Propósito) se vuelven célebres en muchos países, debido al hecho de que a partir de 1982, introducen una metodología novedosa para el crecimiento personal, que pone énfasis en el impacto transformador de la relación con la naturaleza y el “conocimiento silencioso” y desarrollando más de mil técnicas y ejercicios con resultados prácticos y contundentes. Es por ello que muchas personas y organizaciones intentaron copiar el estilo de trabajo, las técnicas y hasta los programas completos creados por Víctor Sánchez.

Asimismo, muchos grupos, personas y autores se vieron influidos y desarrollaron actividades con un enfoque semejante, lo que dio como resultado que talleres similares en todo el mundo se hicieran accesibles a un número de personas cada vez mayor.

1994

A raíz del éxito de su primer libro y el inicio de sus viajes por Europa, Víctor Sánchez se encontró con un personaje desconocido y potencialmente peligroso pare él: era Víctor Sánchez, escritor y descifrador de los códigos castanediano y chamánico. En sus propias palabras cuenta “…cuando empecé a trabajar en Europa, me sorprendió encontrar muchas personas que me esperaban con interés y admiración, a pesar de que no me conocían. A partir de la lectura de mi libro, se habían formado imaginaciones acerca de mí que en muchos casos no tenían nada que ver conmigo. Algunos de ellos me imaginaban con poderes especiales para cambiar sus vidas y se mostraban dispuestos a hacer cualquier cosa que yo les pidiera. Me di cuenta que ellos proyectaban en mí a un Víctor Sánchez imaginario que poco tenía que ver con la persona que yo conocía como “yo mismo” y sus preocupaciones cotidianas. Pude sentir el peligro de la fama y del riesgo que representa el tener poder sobre las personas. Era agradable, pero también peligroso. Tuve la sensación de que era en ese mismo punto donde muchos escritores o líderes -incluyendo algunos admirados por mí- habían sido derrotados por la tentación de utilizar ese poder para su beneficio personal. Necesitaba hacer algo para protegerme… ”

La solución que Sánchez encontró fue regresar y adentrarse más en el mundo indígena. Ese mundo donde no era nadie especial y sus libros no tenían ninguna importancia. Para ello se planteó un reto especial: recorrer la ruta que Carl Lumholtz había seguido en a finales del siglo XIX en el territorio de la etnia Wixarika que habitaba la región serrana de los estados de Nayarit y Jalisco. Su intención al emular parte del viaje de Lumholtz , era someterse al reto de buscar hacer algunas conexiones humanas significativas en territorios en los que los visitantes no-indígenas, generalmente no eran bienvenidos. Él sabía que los Wixarika eran particularmente reacios a los extraños y solían darles un trato poco amable.

Eso fue lo que hizo y al hacerlo comenzó una segunda época de relación con comunidades indígenas que afectaría profundamente todo su trabajo posterior.

Consiguió llegar y eventualmente ser aceptado en el corazón de la Sierra Wixarika lo que le abrió la puerta a experiencias que le permitieron una comprensión mucho más profunda y amplia de lo que es el ser humano y las posibilidades de su conciencia.

1994-1998

Durante estos cinco años participa como miembro invitado del grupo Wixarika de “Jicareros” de Santa Catarina Cuexcomatitlán, quienes por cinco años cumplen la obligación de visitar los distintos sitios sagrados en representación de toda su comunidad.

En 1996 se publica su segundo libro “Toltecas del Nuevo Milenio” en el que comparte sus aventuras y aprendizaje con los Wixarika, a quienes llama los “Toltecas Sobrevivientes”, utilizando la palabra “Tolteca” en el sentido mesoamericano que significa “Persona de Conocimiento”.

Durante su experiencia entre los wixarika, Víctor Sánchez conoció del malestar y la desconfianza generada por el hecho de que la mayoría de los antropólogos e investigadores acudían a las comunidades indígenas a investigar y recopilar información que nunca iba dirigida a los propios indígenas y en cambio se la llevaban y la utilizaban para sus propios fines, sin dejar nada en las comunidades.

Por ese motivo durante ese periodo, y por encargo del Consejo de Ancianos y Marakames reunidos en el Municipio de Tuxpan de Bolaños, Jalisco, los días 14 y 15 del mes de noviembre de 1993, inició la recopilación de distintos aspectos de la tradición oral y prácticas religiosas del pueblo wixarika, con el propósito expreso de entregar sus resultados únicamente a la comunidad indígena.

De ese esfuerzo surgió el libro “Recopilación de Partes de la Tradición Oral Y Prácticas Religiosas Wixarika”, mismo que fue entregado a la comunidad de Santa Catarina Cuexcomatitlan (Tuapurie) el 17 de Septiembre de 1999. Este es un libro de temas indígenas, para los indígenas, que nunca ha sido presentado para su publicación en el mundo no indígena. Dada su naturaleza, en este libro Víctor Sánchez no aparece como autor, sino como recopilador de contenidos que son de la autoría de la comunidad wixarika.

En este contexto, estos dos libros: “Recopilación de la Tradición Oral y Prácticas Religiosas Wixarika” y“Toltecas del Nuevo Milenio”, fueron obras cuya investigación y escritura se dieron de forma paralela. El primero dirigido a los indígenas, acerca de su propia tradición, y el segundo dirigido a las personas no-indígenas, acerca del potencial de desarrollo humano contenido en el saber indígena.

Mientras tanto, durante este periodo, el AVP seguía creciendo, teniendo instructores certificados que impartían los programas de Víctor Sánchez en distintos países.

1999-2000

En diciembre de 1999 organiza y dirige la llamada “Peregrinación del Nuevo Milenio” con la que busca responder una pregunta importante: ¿Son las peregrinaciones espirituales a lugares sagrados de la naturaleza, una opción de crecimiento personal para las personas no indígenas, de modo similar a como lo son para las personas indígenas?

Esta pregunta había surgido del impacto profundo que el participar en las peregrinaciones de los Wixarika por cinco años habían tenido en él. Por ello era natural preguntarse: ¿es posible abrir esta puerta para las personas no indígenas?

De acuerdo a la tradición y a los procedimientos aprendidos con los Wixarika en la que los mayores maestros son las fuerzas de la naturaleza (a quienes ellos llaman poderíos), Víctor Sánchez tomó la decisión de hacer una peregrinación sagrada para visitar a los poderíos y hacerles la pregunta directamente a ellos.

Este evento fundamental en la vida del investigador y escritor convocó a cerca de noventa personas de diez y ocho países distintos, incluyendo a algunos de los ancianos más respetados y de los amigos más queridos con los que había peregrinado durante su ciclo con los “jicareros”.

Después de una peregrinación de quince días por zonas indígenas de difícil acceso y lugares remotos, rodeados de naturaleza que habían sido muy importantes en la historia de los talleres AVP, los miembros de esta peregrinación única recibieron el año 2000 alrededor de un fuego sagrado en un hermosa meseta de la Sierra Norte de Puebla, que desde las alturas miraba a lejanos valles.

La respuesta que encontró fue mixta: las personas no-indígenas si podían hacer esas peregrinaciones para buscar conocimiento y crecimiento personal a través del encuentro con los poderíos sagrados de la naturaleza; pero sólo en grupos muy pequeños, formados por participantes con la suficiente madurez espiritual. Esto porque los grupos numerosos con una experiencia de trabajo interno diversa, tienden a dispersar en sus dificultades para integrarse entre sí, la energía y la concentración que se necesitan para entrar a la realidad no ordinaria en la que los Poderios hablan y los seres humanos escuchan.

Es por eso que -aunque fue una experiencia extraordinaria para todos los que participaron en ella- esa peregrinación fue la primera y última que organizó Víctor Sánchez abierta al público en general. Sin embargo, las experiencias y el aprendizaje que obtuvo durante ese viaje inolvidable, fueron muy importantes para él y marcaron un cambio radical en la dirección de su vida.

Después de eso, las peregrinaciones para los no-indígenas, se convirtieron en algo muy ocasional que se llevaba cabo en grupos muy pequeños y sólo con invitación, para personas con la madurez suficiente para transitar con seguridad y eficiencia, por los peculiares senderos de lo abstracto.

A partir del año 2000 prácticamente decidió no continuar con el crecimiento de AVP como organización internacional, lo cual requería la creación de una estructura de empresa comercial a gran escala, lo cual no coincidía con los objetivos originales que dieron lugar a la creación del AVP. Por ello Víctor Sánchez prefirió tomar el camino de reducir el tamaño de AVP y retirarse a un periodo de trabajo más personal, enfocado en la investigación, escribir nuevos libros y trabajar de una manera íntima con grupos más pequeños de hasta doce personas y en algunos casos con individuos que ya tuvieran algún avance en sus proceso de desarrollo personal. También continuó la relación con comunidades indígenas y el apoyo a peregrinaciones y otros aspectos de la su cultura espiritual.

2001

Se publica “El Camino Tolteca de la Recapitulación” cuyo título original era: “Sana Tu Pasado Para Liberar Tu Alma”. El cambio se hizo por insistencia de su editor en los Estados Unidos, que quería un título que conectara mas directamente con el libro anterior “Toltecas del Nuevo Milenio”. Esta distinción es relevante porque si bien la recapitulación es un proceso de auto-sanación que ya tenía presencia en las culturas prehispánicas de México, su expresión moderna -desarrollada por Víctor Sánchez- tiene una campo de aplicación general, que resulta útil no sólo para aquellos interesados en los temas del conocimiento indígena profundo, sino también para cualquiera interesado en transformar o sanar el efecto que las experiencias de su pasado dejaron en ellos. Es por ello que la técnica de la recapitulación ha sido muy bien recibida por psicoterapeutas, psiquiatras y otros especialistas en la salud mental y emocional.

Cabe mencionar que si bien la recapitulación como idea o como técnica ha sido abordada por múltiples autores y practicantes, este libro –y la investigación y experiencia que lo respalda- convirtió a Víctor Sánchez en la máxima autoridad mundial en la materia.

Al igual que los otros libros, fue pronto traducida y publicada a lenguas como el inglés, francés, alemán, italiano, ruso, entre otras.

Trabajo en Empresas

Paralelamente a sus talleres de desarrollo humano, desde mediados de los 90’s comienza también a impartir conferencias, talleres y entrenamientos en empresas de México y Europa. Esto pareció inusual para algunos, pero él lo explicaba diciendo que “Cualquier entorno u organización en el que hubiera una conciencia o un corazón humanos interesados en su desarrollo, era un espacio propicio para compartir lo que he aprendido”.

Su participación en empresas de nivel mundial fue exitosa, aunque nunca se volvió su actividad principal, ya que no estaba dispuesto a trabajar en cualquier tipo de empresa, sino solo en aquellas en que había un genuino interés por el desarrollo de las personas. Por ello declinaba ofrecimientos para trabajar en empresas que persistían en los anticuados y limitados paradigmas de buscar aumentar los ingresos sacrificando el crecimiento y calidad de vida de los miembros de la empresa.

Las Energías Cromáticas

También en 2001 -a través de uno de sus clientes privados- entra en contacto con el “Insights Discovery System”, un modelo de desarrollo humano basado en los tipos psicológicos del psicólogo suizo Carl Gustav Jung. Este sistema fue desarrollado por el investigador escoces Andi Lothian a mediados de los 90´s y estaba a punto de ser introducido en México por el mencionado cliente, quien invito a Víctor a asociarse con él para fundar “Insights México”.

Más que una oportunidad de negocios, lo que fascinó a Víctor Sánchez sobre el modelo Insights fue el importante paso que daba para acercar la psicología de Carl Jung –la cual siempre tuvo en alta estima- al público no especializado. El sueño de Carl Jung era que la psicología llegara a beneficiar a todas las personas y que contribuyera a la evolución de la humanidad en su conjunto, para superar –por ejemplo- estigmas tan dolorosos y arraigados como la guerra.

Otro aspecto que le resultó muy interesante fue que este modelo ofrecía herramientas accesibles para trabajar con aspectos que él había desarrollado a partir de la filosofía indígena mesoamericana, como son la complementariedad de los dos polos de la dualidad humana, y el uso de la tensión natural entre estos dos polos como motor del crecimiento personal. En sus propias palabras “El trabajo de Carl Jung es la mayor contribución que se ha dado en la historia de la cultura occidental para aceptar e integrar la dualidad de la conciencia humana como principio de crecimiento. En ese sentido es un logro similar al que los Toltecas del México Prehispánico expresaron a través del mito de la serpiente emplumada, el cual funciona como un mapa que lleva a ese nivel superior del desarrollo personal que Jung llama individuación”.

Estos conceptos no eran para Víctor Sánchez meros divertimentos intelectuales, sino verdaderas directrices, principios de acción y mapas, a partir de los cuales siguió desarrollando su metodología de desarrollo humano. Por ese motivo integró el sistema de las Energías Cromáticas –elemento central del Insights Discovery System- a su plataforma de trabajo. A partir de este punto, esta poderosa herramienta de desarrollo, se convirtió en un complemento idóneo de los talleres y retiros en la naturaleza, que podía ser manejado de manera sencilla en la vida diaria.

2003

A partir de este año radica casi de tiempo completo en Santa Fe, Nuevo México en los Estados Unidos.

Se publica en ingles su obra “The Toltec Oracle” (el Oráculo Tolteca) que lejos de ser un instrumento de adivinación, pretende ser “… un espejo del alma, en el que toda persona puede descubrir aspectos desconocidos de su propio ser y su dinámica de vida, bajo la guía de los más poderosos conceptos del conocimiento indígena mesoamericano”.

The Toltec Oracle se basa en el estudio de antiguos códices y en su interpretación desde una perspectiva de desarrollo humano. Esta obra fue concebida como un trabajo de divulgación que si bien recopila los más valiosos conceptos filosóficos, psicológicos y espirituales de los sabios toltecas, busca presentarlos de una manera amigable y accesible para el público no especialista. Incluye cientos de ejercicios y sugerencias prácticas que permiten al lector poner en práctica los conceptos que presenta.

2004

Debido a su vocación por la investigación y a su necesidad de dar prioridad a su trabajo como escritor, así como a la impartición de talleres más allá del ámbito de las empresas, en este año Víctor Sánchez se separa en buenos términos de Insights México. A partir de ese momento, mantiene con esa empresa una colaboración independiente y conserva un profundo agradecimiento para su fundador y director, Carlos Santacruz Peón.

En este periodo radica principalmente en los Estados Unidos y –aunque con menor frecuencia- continua viajando por los continentes americano y europeo impartiendo talleres y dictando conferencias.

Sus talleres y retiros en esta época tienen lugar sobre todo en los bosques de las montañas de Nuevo México y en distintas regiones naturales de la República Mexicana, a donde viaja regularmente.

2007-2012

Continúa la investigación, talleres ocasionales, trabajo en comunidades indígenas, entrenamientos en empresas y el trabajo con clientes privados individuales por periodos de cinco años.

Nacen nuevos talleres como “Los Cinco Poderíos del Mundo” que aborda el tema del camino de conocimiento que se abre a aquellos que aprenden a conectar de una forma espiritual con las cinco fuerzas principales en nuestro universo conocido: fuego, tierra, sol, viento y agua. También nace “El Corazón del Guerrero” que trata de la gestación de una nueva forma de ser en el mundo a partir de la toma de responsabilidad que nos aleja para siempre del papel de víctimas.

Destaca su compromiso de trabajo por un periodo de cinco años en el norte de Italia con un grupo de italianos que –de manera continua trabajan con él año con año, en una relación que continúa hasta el 2012 y que culmina con una visita del grupo a México en Enero de 2013.

2012

Aunque en esta época su trabajo en Europa en menos frecuente y su residencia se ubica nuevamente en México, continua viajando a Italia y Rusia e incluye una visita de trabajo a Dinamarca.

Los Colores de Tu Alma

En este año escribe su libro “Los Colores de Tu Alma – Guía Para Comprenderte A Ti Mismo y a los Demás” basado en el Insights Discovery System. Este libro quiere ser una contribución al sueño de Carl Jung de que los beneficios de la psicología. a la que él veía como la ciencia del alma, llegaran a todas las personas y cambiaran el mundo. En esta perspectiva, Víctor Sánchez tiene la intención de llevar el poder del modelo de las energías cromáticas más allá del ámbito empresarial y acercarlo a la gente de todos los días.

La Próxima Trilogía

Comienza a preparar su trilogía (las bases, la práctica y los mensajes) sobre la tradición de conectarse espiritualmente con las fuerzas de la naturaleza, como avenida para la clarificación y el desarrollo del alma. En esta trilogía se pone como objetivo “descifrar de una vez por todas y para siempre el código intrínseco del chamanismo, de manera que pueda ser utilizado por toda la gente no indígena, sin fantasías, trucos ni engaños” además de “contribuir al desarrollo de la humanidad, ofreciendo nuevas formas de espiritualidad maduras, basadas en la experiencia y no en la fe que sean acordes a nuestras necesidades actuales y que no estén pervertidas por el dogmatismo, la manipulación o el culto a la personalidad”

Celebración del Baktun XIII

Para celebrar el cumplimiento del ciclo de trece baktunes (5125 años) de la Cuenta Larga Mesoamericana (generalmente conocida como la cuenta larga de los mayas), organiza el taller “Calendarios y Espiritualidad Maya-Tolteca” en Real de Catorce, San Luis Potosí, México, en Diciembre de 2012.

Concierto del Sexto Sol

También en diciembre de 2012 en Real de Catorce y en colaboración con su cliente y amigo Philip Glass organiza el Concierto del Sexto Sol, en el que Philip Glass y un grupo de músicos indígenas Wixarika, colaboran en una fusión musical extraordinaria de dos universos musicales distintos pero complementarios.

Sobre este concierto, comentaría Víctor Sánchez después “… el piano de Philip Glass ofrecía un marco extraordinario que realzaba la cualidad -a la vez sencilla y profunda- de la voz y la música indígenas. Era como si el flujo interminable de las notas que salían de sus dedos nos abrieran la puerta a la raíz profunda y misteriosa de la cual emana la música Wixarika”.

Sobre este evento tan especial se grabó un CD que ha sido publicado por la compañía Orange Mountain Music, de Nueva York, USA. Cabe mencionar que todas las regalías y beneficios de este CD fueron donados por Philip Glass a favor de los músicos Wixarika. Este CD puede conseguirse a través de las páginas web de Víctor Sánchez, por el sitio web de Amazon o a través de Itunes. También está en preparación un DVD del concierto.

2013

Enero. Cierre del ciclo de trabajo con el grupo italiano en la selva de Chiapas México.

Febrero. Primer viaje privado a la ciudad perdida maya “El Mirador” en la selva del Petén en Guatemala.

Abril. Inicio de la preparación de la nueva plataforma de internet, a través de la cual se propone abrir sus contenidos y programas a todo el mundo “porque no tiene caso mantener guardados los hallazgos de toda una vida, que por negligencia propia, corren el riesgo de perderse después de que uno se haya ido”.

Mayo. Se lanza al mundo el proyecto Homo Sapiens-Sapiens a través de la página de internet. www.ProjectHomoSapiensSapiens.org . A través de esta página, Víctor Sánchez da a conocer cuál es su visión de la evolución futura de la humanidad, así como la forma en que está decidido a contribuir a que ésta tenga lugar.

Junio. Mientras que está en preparación la publicación impresa de “Los Colores de Tu Alma” en español y su traducción al inglés, sale al mercado su versión electrónica en español, a través de las páginas web oficiales de Víctor Sánchez.

_____________________

A lo largo de más de treinta años, Víctor Sánchez ha trabajado y conectado con personas de todo el mundo y frente a las audiencias más diversas, lo mismo en universidades prestigiadas, frente a científicos o grupos de hombres de negocios, que frente a buscadores de desarrollo espiritual, amas de casa o estudiantes. Esto es así porque para él, todas estas audiencias están conectadas por el mismo hilo de la humano y por el mismo desafío de tener que navegar –todos por igual- a través del interminable misterio de existir y crecer en esta, nuestra única oportunidad en la eternidad.

Al mismo tiempo que ha hecho todo esto Víctor Sánchez ha transitado por la desafiante experiencia de formar una familia y ser padre de dos hijas mexicanas y un hijo chileno. Sobre esta experiencia reveladora como la que más, espera también poder escribir en el futuro.